Desde dentro.

10986181_10206827794877787_1528857557308692188_o

El suelo es el trono de los soñadores.

Yo no tenía nada que ofrecerte entonces y nada que haya cambiado ahora.

Pertenezco a la otra mitad. La de errantes perdidos, la de estrellas sin cielo,
la de naciones en lucha, atravesados por surcos plateados,
caracoles sobre el asfalto
rebaños de hojas secas.

A veces, te encuentro en la parada del autobús, ante la puerta de un ascensor, en el cruce de un semáforo.
En todos los lugares de quieta anticipación.

Juntos, trepábamos un haz de luna
hasta que se cubrió de nubes
y el viento levantó nuestros pasos y se desvanecieron
llevándonos de nuevo al principio
esta vez sin madeja de lana, sin alas de cera, sin sombra.

Pero lo sé. Yo soy el puñal, la mano y la piel.
Los corazones se rompen desde dentro.

La noche abre la puerta de la madrugada.

Otro día se despereza de soledad sorda y tranquila suerte afilada.

La ciudad (ese banco rebosante de peces ciegos) cabecea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: