El peso.

VERDE

Ayer conté los hijos que no he tenido.

Doscientos cuarenta.

Y pienso en la tierra que llora,

horadada por el paso de los hombres;

en las batallas que nunca lucharán

y los cadáveres que no abrumarán sus hombros.

Pesa tanto la memoria.

Y en la lentitud de los campos me pregunto

cómo podemos odiarnos tanto

cómo podemos hacernos tanto daño

Las serpientes nadan sobre la arena

alrededor de los troncos de hollín.

Llevo sus almas a mis espaldas…

las palabras que nunca les diré.

Pero ahí abajo está el río

-ahí abajo siempre está el río-

ni todas las arqueadas ramas de mundo

podrán salvarme de su corriente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: